22 marzo 2017

Hacen falta dos...

Una doble combinación de fármacos es prometedora para el tratamiento de la retinopatía diabética.

Investigadores han reportado resultados positivos al usar una combinación de dos fármacos para tratar la retinopatía diabética en ratas.

Científicos de la Universidad de Florida del Health y Erasmus Medical Center descubrieron que la terapia dual conocida como ARNI fue significativamente más efectiva en el tratamiento de las ratas diabéticas que con un solo fármaco.

La coautora del estudio, Dra. Tuhina Prasad, destacó a Optometry Today que no había cura conocida para la retinopatía diabética y las terapias actuales no lograron prevenir completamente la progresión de la enfermedad. "Este [nuevo] enfoque podría resultar muy prometedor para el tratamiento de la retinopatía diabética, que es la principal causa de pérdida de la visión en pacientes de mediana edad en los países desarrollados".

La Dra. Prasad explicó que mientras que la combinación de dos fármacos no revirtió los efectos de la retinopatía diabética en ratas, disminuyó la enfermedad y disminuyó la inflamación en comparación con los resultados usando un solo compuesto. La terapia produjo una reducción del 51% en la muerte celular en la retina durante 12 semanas, en comparación con una caída del 25% cuando sólo se usó un fármaco.

Investigaciones adicionales identificarían los efectos a largo plazo de la combinación de dos fármacos.

La Dra. Prasad también calificó los resultados de la investigación, observando que las ratas usadas en el experimento eran hipertensas así como diabéticas. "Es posible que algunos de los efectos beneficiosos que vemos aquí se deben al efecto de disminución de la presión arterial de esta combinación de fármacos", explicó. "Esta terapia de combinación tendrá que ser probada y evaluada en modelos animales con presión arterial normal", concluyó la Dra. Prasad.

Referencia


Foto de Tookapic

15 marzo 2017

Superhéroe viscoso

Una nueva investigación de CooperVision ha revelado que las ranas tienen mejor visión nocturna que cualquier otro animal.

Un estudio de investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, muestra que los anfibios pueden ver en color cuando los seres humanos no son capaces de ver nada en absoluto.

La investigación, publicada en Philosophical Transactions de la Royal Society, encontró que, como resultado de poseer un segundo tipo de fotorreceptores bastones, ranas y sapos son capaces de utilizar la información de color justo en su umbral visual.

Los seres humanos, que sólo tienen un conjunto de fotorreceptores bastones, sólo pueden ver tonos de gris cuando se hace demasiado oscuro para que los fotorreceptores manden señales.

El profesor Almut Kelber dijo a Optometry Today que la investigación respondió a una larga pregunta en fisiología visual. "La función del segundo tipo de bastones en ranas y sapos no se conocía antes, y no estaba claro si podían ser utilizados para la visión del color", explicó.

La investigación adicional se centrará en si todos los tipos de ranas y de sapos tienen visión nocturna excepcional. "La existencia de estos bastones especiales sólo ha sido probada para unas pocas especies de sapos y ranas. No sabemos si existen en todas las especies, específicamente en las especies activas en el día ", concluyó el profesor Kelber.

Referencia

Foto de Sooraj

08 marzo 2017

De la hojita del calendario

La educación es un descubrimiento progresivo de nuestra propia ignorancia.

~ Will Durant
Foto de Aaron Burden

01 marzo 2017

La historia de los lentes Fresnel

En 1822 un físico francés, Augustin Fresnel, inventó un lente que haría de su nombre un lugar común a lo largo de las costas de Europa y Norteamérica, por su uso en los faros.

El primer lente Fresnel, hecho en Francia y enviado a Estados Unidos fué a mediados del siglo XIX. Este lente consta de anillos concéntricos de prismas de vidrio que desvían la luz que viene de una lámpara, atrás de la lente, para concentrarlos en un rayo estrecho.

Este lente tiene 1176 prismas y 24 ojos de buey. En el centro, los ojos de buey funcionan como un cristal magnificador para que la luz del rayo sea aún más potente. Las secciones del lente se mantienen juntas mediante estructuras de latón muy pesadas y el lente entero pesa entre 6 y 8 toneladas.

Este tipo de lente puede hacer llegar un rayo de luz a una distancia de 26 millas.

De niño, Fresnel aprendía lentamente y parecía poco interesado en los estudios del lenguaje. A los 8 años con dificultad podía leer. Pero sus amigos de la infancia, para quienes él logró cómo aumentar el poder de las pistolas de juguete y los arcos, lo llamanan "el genio".

Cuando se aplicó a la óptica, su genio demostró ser real y considerable. Mientras otros habían mejorado la tecnología de faros existente, Fresnel dió un salto estudiando el comportamiento de la luz misma. Sus estudios mejoraron la comprensión de la naturaleza de la luz y produjeron el avance más importante en los faros de luz en varios siglos.

Fresnel elaboró una serie de fórmulas para calcular la forma en que la luz cambia de dirección, o refracta, mientras pasa a través de prismas de vidrio. Trabajando con algunos de los fabricantes de vidrio más avanzados de la época, produjo una combinación de formas de prisma que juntos formaban una lente. El lente del faro de Fresnel utilizó una lámpara grande en el plano focal como su fuente de luz. También contenía un panel central de lupas rodeadas por encima y por debajo de anillos concéntricos de prismas y espejos, todos inclinados para recoger la luz, intensificarla y proyectarla hacia fuera.

Los varios sistemas de reflectores instalados en los faros de luz durante los cuarenta años que preceden a la introducción de los lentes Fresnel ciertamente habían mejorado en el diseño de las lámparas usadas. Aún así, solo podían aprovechar un pequeño porcentaje de luz. Todos los sistemas anteriores palidecieron en comparación con los lentes Fresnel.

La primera lente de Fresnel, instalada en el elegante faro de Cardovan Tower en el río Gironde en 1822, era visible en el horizonte, a más de 20 millas de distancia. "Nada puede ser más hermoso que un aparato entero para una luz fija", dijo un ingeniero sobre el dispositivo de Fresnel.

Las lentes de Fresnel pronto brillaron a lo largo de las costas desiguales de Europa, pero sorprendentemente, América fue más lenta para ver la luz. Cuando los marineros llegaron a depender de las poderosas luces nuevas de Europa, se quejaron amargamente de las insignificantes lámparas que iluminaban las costas de América.

Los primeros lentes Fresnel de América fueron instalados en 1841 dentro de las dos torres en el faro de Navesink, con vistas a la aproximación al puerto de Nueva York.

Sólo después de 1852, cuando Estados Unidos creó una Junta de Faros compuesta por eminentes científicos y marineros, entre ellos Joseph Henry del Smithsonian y Alexander Bache de la Coast Survey de los Estados Unidos, las grandes lentes comenzaron realmente a iluminar la costa de América. Por la Guerra Civil, casi todos los faros en los Estados Unidos tenían lentes Fresnel.

Referencia